top of page

Cuencos Tibetanos

Son instrumentos idiófonos, es decir producen el sonido por la vibración de su cuerpo instrumental. Tanto si lo golpeamos como si rozamos su borde con una baqueta produciremos una fricción que lo hace sonar y vibrar. Esta vibración nos ayuda a equilibrar los planos físico, emocional y espiritual.

Hay varios tipos de cuencos. Nosotros distinguimos principalmente entre los fabricados a máquina o torneados, y los hechos a mano o amartillados. Los torneados suelen ser aleaciones de 4 metales mientras que los artesanales son de 7 metales. Éstos últimos tienen sonidos y vibraciones más prolongados y profundos. 

Hay diversos factores que influyen en el tono y vibración del cuenco como son el grosor de las paredes, la forma y el tamaño del propio cuenco. Los cuencos más pequeños tiene sonidos más agudos mientras que los grandes más graves.

Los beneficios de los cuencos tibetanos a través de la sonoterapia son múltiples. Algunos de ellos son: alcanzar un estado de meditación mas profundo; alivio del dolor físico y emocional; disminuye el estrés y la ansiedad; estabiliza cambios de humor; mejora el sueño y la creatividad.

Tradicionalmente no se tenía en cuenta en su fabricación o uso la frecuencia, el tono y las notas. En la actualidad si es un factor a tener en cuenta por lo que nuestros cuencos tienen indicados la nota que emiten, ya sea para combinarlo con instrumentos occidentales o por la asociación de una nota concreta a algunos de los siete chackras, así como también los acompañamos de vídeos en los que se pueden apreciar la frecuencia y la resonancia de nuestros cuencos. Todo para facilitar al futuro dueño su elección. Quédate con aquel que mas case contigo.